No envidies mi éxito, si no conoces mi sufrimiento

En esta sociedad donde se buscan los triunfos fáciles, de la cultura del menor esfuerzo y donde los derechos van por delante de las obligaciones, lo verdaderamente importante al estar aquí y ahora, es el camino y no la meta.

La verdadera riqueza en esta etapa de la vida ha sido entender que no tenemos ni la verdad final, ni el conocimiento absoluto, lo más valioso de este período de aprendizaje fue y ha sido la escucha y la aceptación a los demás para tratar de aprender algo de lo mucho que no sabemos.

Este es el momento en que los nuevos emprendedores deberán construir nuevos paradigmas para resolver los problemas actuales, pues saben bien que los tradicionales no servirán de mucho.

Hoy en día se estudia para que a partir de ese conocimiento adquirido, se pueda transformar un negocio, una empresa, una sociedad, un país, se estudia por los trabajos que estaremos dispuestos y capaces de crear.

Lo más importante es contribuir a la humanidad y saber que pusimos lo mejor de nosotros al servicio de los demás, nuestra individualidad al servicio del colectivo, siempre para ser mejores.

A pesar de nuestra diversidad, de nuestros intereses, gustos o preferencias, toda persona tiene algo en común, y es que toda aventura parte de un sueño, una meta o una ilusión en la que se creyó firmemente, en la que se trazó un rumbo y que a pesar de la infinidad de obstáculos que se puedan presentar.

El empeño, la pasión y el coraje son esenciales para conseguirlo.

Las metas, los conocimiento adquiridos, los sueños conseguidos y los obstáculos superados vienen con un sacrificio aún más grande. Asistir a clase, realizar tareas o estudiar de noche o en fin de semana cuando la familia y amigos están reunidos es una tortura, nadie dijo que sería fácil.

La vida es un reto continuo,  sólo debemos recordar que al final y durante el camino, siempre habrá personas que ayudarán a fortalecer el espíritu y alentarlos a no desistir, familiares y amigos serán los encargados de contribuir con el aquí y el ahora.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *